04
Ago
07

El diario de Patricia

17 de Febrero

Debe ser el primer sábado que no salgo en años.

Antes todo era fiestas, todo eran amigos, todo era Andrés. Pero Andrés me dejó, y ya no sé salir, no sé tener amigos. De repente lo olvidé todo, me volví como una ameba tonta, que vaga por los lugares sin saber a dónde va.

Nerea dice que escribir diarios es de niñas pequeñas, de niñatas que no saben enfrentarse a sus problemas y se enfrascan en sus palabras. Pero ¿qué sabrá ella? Menuda infeliz, siempre me cayó mal. Aunque siempre hemos sido amigas. Pero a ella le gustaba Andrés. Se lo noté desde el primer día que supo que estabamos juntos. Me miraba con esos ojos, esos ojos llenos de envidia, y eso a mí me encantaba. ¿Qué hago escribiendo esto?

Me acaba de mandar un mensaje Raquel. Dice que necesito salir, que olvide a “ese subnormal”. Ese subnormal me dió la vida, me dió todo, y ahora me lo ha quitado. Me siento desnuda, y yo desnuda no salgo a la calle. Además no me apetece salir con éstas. Seguro que salen a ligar, y yo es lo que menos necesito. Seguro que Raquel se emborracha. Siempre se emborracha, y siempre soy yo la que tengo que acompañarla a su casa. Nunca entendí como la gente puede ser tan egoísta. Supongo que los tontos somos nosotras por consentirselo. Un día de estos la dejo tirada en un parque, y que se apañe ella solita. Que para follar ya es mayorcita, pero para beber sigue siendo una niña.

Mierda, ya estoy de mal humor. Mi madre me ha preguntado que qué hago en casa, que si no he quedado con Andrés. Casi me pongo a llorar ahí mismo, pero claro, ella no lo sabe. Creo que cuando se entere le mata. A mi madre siempre le gustó, siempre le invitaba a todo. Pobre, que mal lo pasaba cuando tenía que venir a alguna cena con mi familia. Se acabó el recordar, tengo que hacer borrón y cuenta nueva, y dejar de vivir en el pasado. Pero es que le echo tanto de menos. Seguro que sale hoy, se emborracha y se lía con cualquier golfa. Pero claro, él es libre, puede hacerlo.

Yo pensaba que era feliz conmigo, y la verdad todavía no me cuadran mucho sus razones. Aunque me prometí no pensar más en eso y admitirlo sin más, pero no me creí sus palabras. No me estaba contando la verdad. Simplemente me había dejado de querer. “Estas cosas pasan” me dijo, pero fuiste tú quien permitió que pasaran. Igual se enamoró de otra y no me lo ha dicho por no hacerme daño. Menuda tontería, como si al dejarme no me estuviera ya haciendo suficiente daño. El caso es que se ha ido, se esfumó de mi vida casi igual como apareció. Y ahora me quedo sola con mis recuerdos, con demasiado tiempo libre y demasiado tiempo para pensar en esos recuerdos. Pero por más que intento no consigo salir de esos recuerdos. Ni si quiera soy capaz de fijarme en nadie. Ayer en clase se acercó Alberto para pedirme si hoy podríamos ir a tomar algo. El caso es que Alberto siempre me había gustado. Pero sólo pude mirarle a los pies y decirle que no con la boca pequeña. Parecía un perro herido, y creo que él también se dió cuenta. De todas formas, ¿qué esperaba? Los hombres a veces me sorprenden por la forma en la que intentan sacar petróleo de los restos. No hace ni dos días que se enteró de lo que pasó con Andrés y ya me está pidiendo salir. Pues no es que se me hayan quedado muchas ganas de salir con nadie. Ahora lo único que me apetece es estar tumbada en mi cama. Voy a decirle a Raquel que otro día mejor. Estoy demasiado ocupada. Ocupada pensando en como dejar de pensar.

21 de Febrero

Hoy ha sido un gran día. Aunque en realidad no ha pasado nada especial. Después de clase fuimos Raquel y yo a tomar un café al Starbucks, que aunque te sacan un riñón por cada café, sólo por ver a los empleados merece la pena. Después de servirnos un morenazo simpatiquísimo, nos sentamos en un sillón de la parte de arriba y comenzamos a hablar de chorradas. Esto a Raquel se le da genial. Me estuvo contando con más detalles lo que me perdí el sábado, aunque está claro que exagera. Para Raquel todos los sábados son los mejores de su vida y luego se pone insoportable contandote lo bien que lo pasó. Yo creo que el alcohol hace que viva en una realidad paralela. El caso es que cuando ya me estaba aburriendo mortalmente se acerca nuestro morenazo y nos pregunta que si se puede sentar con nosotras un rato. Había acabado el turno y le apetecía hablar con alguien, porque al parecer está un poco solo. Resulta que está aquí estudiando no sé que carrera, y que como es nuevo en la ciudad pues que no tiene a nadie con quien charlar. Se llama Daniel, y mejor no le describo porque me pongo mala. Estuve todo el rato navegando en sus ojazos negros, sin saber muy bien que estaba diciendo, y asintiendo como una tonta. Sólo desperté cuando dijo que se iba a casa, y entonces me dió un arrebato y le pedí el móvil. Raquel se quedó pasmada, y en realidad yo también, porque era la primera vez que hacía algo así.

Una vez se fue y me plantó sus dos besos en mi cara me senté en el sillón como un yunque tirado por una ventana. Entonces Raquel me dice:

– Me darás el telefono ¿verdad?

– Y una mierda guapa, haberselo pedido tú.

– Eres una zorra…

Y no pude contestar a eso, porque mi sonrisa no me permitía decir palabras malsonantes. Creo que Raquel se mosqueó, porque cuando desperté ya no estaba en frente mio.

En fin, que hoy llego contenta a casa y casi sin pensar en Andrés (¡¡mierda!!).

[]


13 Responses to “El diario de Patricia”


  1. 1 Meli
    5 agosto, 2007 a las 9:30 pm

    Me encanta como escribes, sobre todo porque me meto a fondo en la historia que estás contando, ¿te han ayudado tus hermanas a escribirlo?, parece realmente escrito por una chica. Me hubiera gustado que cuando he pasado etapas de desamor y he sido dejada, un chico de ojos negros me hubiera dado su móvil, lo malo es que, yo al menos cuando me ha pasado algo así estoy tan echa polvo que superarlo me puede llevar hasta meses y me alejo de los tíos como si fueran un virus, pero espero que a Patricia el trance no le sea tan largo y doloroso, y quede a la salida del turno del café…dicen que un clavo se saca con otro clavo…y sobre todo que siga escribiendo en su diario.

  2. 2 SinNombre
    5 agosto, 2007 a las 9:32 pm

    Otra bonica historia contada por chipi²… escribes muy bien…

  3. 5 agosto, 2007 a las 10:14 pm

    ¡Qué bien se te da hacer de mujer!jajajajajaja

    Que noooo, que está bastante bien. Y oye, me gusta esta Patricia, muy echá palante. Si hubiese escrito algo yo en las 3 semanas de después de que me dejase mi novio, os hubiesen dado a todos ganas de suicidaros, jaja.

  4. 6 agosto, 2007 a las 12:25 am

    No aparecen esos morenazos!! Jajaja, sigue deleitándonos con Diarios que alguien, Nano, que lo haces muy bien!! Yo, como Zahira, si escribiera algo después de dejarlo con mi novio…tela…😛

  5. 6 agosto, 2007 a las 1:18 am

    Meli Gracias! No me ayudó mi hermana porque tiene 9 años y como que la pobre todavía no sabe de estas cosas -y que siga así-. Menos mal que alguien lo leyó, ya pensaba que me había abandonado todo el mundo por una playa con agua cristalina…

    Todavía me estoy trabajando la personalidad de Patricia, es algo que iréis descubriendo… Quizá sea un poco lanzada, ya veremos…

    SinNombre Gracias tío. La historia seguirá (o eso espero…).

    Zahira Es algo que siempre me había gustado poder hacer, intentar escribir y pensar como una mujer.

    MiLi De momento seguiremos con Patricia, aunque no descarto pasar a otros personajes…

  6. 6 mariquilla
    6 agosto, 2007 a las 3:14 am

    jajajajajajajajajajaja que risa e pasado¡¡¡¡,pensaba que lo habias sacado de alguna pagina perdida de internet,y que era real¡¡¡jajaja aun me estoy riendo,muy bueno tio en serio,esque tengo amigas iguales¡¡¡lo juro¡¡¡

  7. 6 agosto, 2007 a las 5:40 pm

    Que buena historia, que bien escribes Nano! Me ha sorprendido mucho el final porque según iba leyendo, no pensaba que iba a acabar así, todo lo contrario, pensaba que acabaría la chica muy mal, llorando porque el chico se había hechado otra novia y ella estaba hundida y tal… ¡muy buena la historia!

  8. 6 agosto, 2007 a las 8:15 pm

    mariquilla Otra vez está sacado de mi cabeza, y creo que así seguirá. Dile a tus amigas que no sean tan fáciles de adivinar, que les leo los pensamientos🙂

    Paula Gracias! Ya me has chafado la próxima entrega… jajaja

    Es bromaaa😉

  9. 9 ERU
    6 agosto, 2007 a las 11:24 pm

    A ver cuando me pasas el teléfono de la Patricia tronco… 😛

  10. 11 patry
    7 agosto, 2007 a las 7:25 pm

    tu que siempre me sacas una sonrisa hoy me has arrancado unas lágrimas
    eres un cielo

  11. 7 agosto, 2007 a las 7:29 pm

    😳

    Muchas gracias patry!

    Siempre recordaré ese día que fui borde contigo…

  12. 13 Mary
    7 agosto, 2007 a las 8:03 pm

    Joe,si q te metes en la personalidad de las tias…se nota q eres observador,e?jajaja. Sique asi,que a lo mejor algun dia nos comprendes…jajaja,aunque no somos tan complejas como se piensan.ciaoo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Mirones

hit counter

agosto 2007
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Posts Más Vistos

Pasaron por aquí

  • 168,260 visitas desde el 27 de enero del 2007

Licencia


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


A %d blogueros les gusta esto: